FÚTBOL: FILOSOSOFÍA DE VIDA
  PEDAGOGÍA DEPORTIVA 3
 

 9 - HABLAR CLARO

La gente necesita saber hacia donde va, pero las metas a largo plazo se hacen muy cuesta arriba, lo que resulta incompatible con la impaciencia que se gasta hoy. Por eso, el líder no sólo es capaz de imaginar un futuro nuevo y deseable, también sabe señalar metas claras a corto plazo que les acercan el objetivo. De esta manera ayudan a los jugadores a centrarse y a liberarse de la presión ambiental: ver que están en el buen camino y experimentar los beneficios de tanto esfuerzo les anima a perseverar en el afán.

Con razón o sin ella, la mayoría de la gente tiende a desconfiar de quien no habla claro, al sospechar que quizá tampoco tiene las ideas claras. Y a la inversa, deposita una confianza enorme –excesiva incluso– en las explicaciones más simples. Como bien decía Einstein, hay que hablar tan claro como sea posible, pero no más.  

Además, el entrenador que hace lo que dice y dice lo que hace, acumula una extraordinaria credibilidad al no incurrir en contradicciones. Al menos en apariencia. Pero si dice una cosa y luego hace otra, no hay quien le entienda.  

En lugar de atiborrarles con mil cosas a un tiempo, conviene insistir en menos ideas, para dejarlas más claras. El entrenador debe dar ejemplo de dominio de sí mismo para conseguir que el deportista sea dueño de su propia actuación, liberándose de las presiones internas y externas.

 10 - UN PROYECTO DE CALIDAD

La gente se confía, dando por bueno que hacer deporte es un ejercicio saludable y positivo en sí mismo. Más aún cuando se trata de un deporte como el fútbol que goza de un extraordinario reconocimiento social. Pero hay que hablar claro, tanto como se pueda, no más, como nos pide el genial maestro:

el fútbol, como cualquier deporte, no es bueno en sí mismo, ni tampoco lo contrario

Depende del trato que le demos: entre todos hacemos que sea una experiencia mejor o peor, según a qué jugamos, es decir, dependiendo del significado que damos al entrenamiento, la competición, o la convivencia con los demás.

También el fútbol gasta una doble vida: los fogonazos deslumbrantes de la élite profesional, repetidos por todos los medios, ocultan los fracasos más comunes y los riesgos que entraña. No hay garantía de que todos los participantes en esta aventura lleguen a dominar el juego, pero es seguro que aprenden un montón por lo que hace al modo de ser y de actuar. Sólo una preparación deportiva de calidad puede sacar todo el provecho de este juego.

La defensa de esta estrategia de iniciación en el fútbol nada tiene que ver con una visión más o menos optimista del autor, sino con la convicción de lo acertado que es el buen trato y una preparación deportiva de calidad, a la que van a dedicar tantas energías y tantas horas de su vida estos niños y niñas.

Es de creer que será una excepción aquel que consiga fama y fortuna en el deporte, sin embargo, está al alcance de todos obtener muy buenas razones para sentirse bien y disfrutar de una buena experiencia deportiva a lo largo de toda su vida. Así todos salimos ganando, de todas todas.

 

 

 
  Hoy habia 2 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=