FÚTBOL: FILOSOSOFÍA DE VIDA
  PSICOLOGÍA DEPORTIVA
 

INICIACIÓN AL ENTRENAMIENTO DE LAS EMOCIONES DEL JUGADOR

Por Gotzon toral Madariaga 
Psicólogo Deportivo 

 

 INTRODUCCIÓN

Existen diferentes técnicas que pueden ayudar a los preparadores a completar la formación de sus jugadores. Merece la pena conocerlas, y hacer pequeños ensayos para que los jugadores se familiaricen con herramientas que les permitirán manejar la tensión en situaciones de alto voltaje, cada vez más comunes en el fútbol, como en la vida misma.

Que estén más o menos nerviosos antes de disputar un encuentro es normal. Lo que diferencia a los jugadores mentalizados de quienes están obsesionados, es que los primeros aprenden a manejar la tensión necesaria para afrontar el reto, se centran, y canalizan su energía en el juego. Los segundos pierden los papeles, porque la situación les desborda.

La práctica habitual de esta preparación emocional, genera una sintonía muy especial en el grupo, robusteciendo la cohesión del equipo. Phil Jackson celebrado entrenador de los Chicago Bulls, se refiere al cambio que produjo la práctica silenciosa de la meditación en grupo: Algunas veces extendíamos la concentración al campo y conducíamos la totalidad de la práctica en silencio.

 

 TÉCNICAS RESPIRATORIAS 

Respirar mejor facilita una oxigenación más completa, mejora el tono vital, alivia la tensión, y garantiza una vida más sana. Es tan natural que pasa inadvertido, sin que le prestemos la atención debida. Sin embargo, la mayoría de las personas respiramos de forma breve, entrecortada e insuficiente. Es un mal hábito que se halla muy extendido y perjudica el rendimiento de los deportistas, cuyo cuerpo se ve sometido a esfuerzos extraordinarios, precisando, en consecuencia, de una ventilación óptima.

Se les puede enseñar a practicar sentados en el vestuario, adoptando una posición que les resulte cómoda Para facilitar la concentración, es preferible hacer las primeras sesiones en un ambiente tranquilo, sin distracciones y a una temperatura agradable, evitando las ropas ajustadas. También se puede empezar a practicar en posición supina o sentada. Posteriormente, esta relajación puede aplicarse en cualquier momento y circunstancia, al punto de convertirla en un hábito saludable.

Comienzan expulsando el aire. Después lo toman por la nariz, y lo expulsan por la boca, prestando especial atención a la hora de mantener una respiración lenta, profunda y constante. Tienen que tomar el aire en dos tiempos: primero se pondrán las manos en el pecho y sentirán cómo se llena de aire, sin tensiones.

A continuación sienten el desplazamiento del aire hacia la panza, como si de una ola se tratara. De esta manera se hinchará, igual que el vientre de un bebé cuando respira. A continuación expulsarán lentamente el aire, y vuelta a empezar. Este procedimiento se repite con ritmo constante, de forma que cada vez les resulte más cómodo y gratificante.Experimentan de paso las bondades de una mayor oxigenación que merece la pena aplicar en todo momento y circunstancia.

En lugar de hacer breves movimientos entrecortados de inspiración-espiración clavicular, practican una respiración más completa con movimientos de inspiración más amplios y una espiración más lenta.

Seguramente habréis escuchado alguna vez el consejo bienintencionado de respirar hondo para prepararse ante un reto. Sentir esta respiración consigue interrumpir la respuesta fisiológica relacionada con el aumento excesivo de tensión. Existen abundantes manuales que explican de forma sencilla el mejor modo de respirar y las insuficiencias de nuestra respiración habitual, tanto más perniciosa cuanto mayor esfuerzo se pide al organismo.

Después de practicar esta técnica se fijará como objetivo de actuación en el próximo encuentro. Por ejemplo: antes de lanzar un penalti, el jugador dirigirá durante un instante su atención hacia dentro, hacia sus sensaciones corporales, e inspirará, eliminando la tensión excesiva al expulsar el aire. Después, la atención se dirigirá hacia el objetivo para realizar el lanzamiento. Esta forma de actuar es también un recurso excelente para desviar la atención de pensamientos negativos relacionados con el miedo a fallar.

Esta técnica también pueden utilizarse como estrategia de afrontamiento de situaciones de tensión como, por ejemplo, con niños muy impulsivos que reaccionan agresivamente ante provocaciones del otro equipo.

SITUACIÓN

QUÉ HE HECHO OTRAS VECES

CONSECUENCIA

OBJETIVO:
QUÉ HARÉ LA PRÓXIMA VEZ

Un niño del otro equipo me empuja (me insulta, etc.)

Me he enfadado y le he pegado (he intentado pegarle, etc.)

Me han expulsado (me han sacado tarjeta, etc.)

Me alejaré, cogeré aire y me relajaré al expulsarlo. Después, me centraré en lo que tengo que hacer a continuación.

 

 
  Hoy habia 3 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=