FÚTBOL: FILOSOSOFÍA DE VIDA
  FÚTBOL BASE 2
 
2.2. Objetivos generales y específicos de cada categoría
 
Evidentemente deben estar en consonancia con los objetivos generales de la escuela. Estos objetivos hacen referencia a los aprendizajes específicos que deben ir adquiriendo los niños de forma secuencial y progresiva. Se pueden subdividir en técnicos, tácticos, cognitivos condición física y otros (actitudinales, teóricos, etc.). Estos objetivos los debe redactar un grupo de técnicos deportivos, cuanto más multidisciplinar sea el grupo mejor (especialistas en psicología del deporte, pedagogía, la preparación física escolar, etc.). Sería conveniente también que participaran en su elaboración los entrenadores que van a llevar a la práctica la programación para que se impliquen y formen parte de forma más directa.
 
Establecer objetivos que guíen el proceso de enseñanza-aprendizaje tiene, en general, las siguientes ventajas (Pintor, 1987; Mager 1977).
 
– Proporciona al docente una directriz clara para estructurar y desarrollar su enseñanza.
– Facilita la elaboración de las sesiones y hacen que la conexión de los medios con los fines sea más adecuada.
– Si son conocidos por los alumnos, podrá ser un factor motivador que les permita centrar sus esfuerzos en algo definido, sin que tengan que intuir hacia donde se dirigen.
– Son un medio de evaluación.
 
La elaboración de estos objetivos específicos son el pilar del proceso de aprendizaje deportivo, y por ello, se debe emplear el tiempo necesario en su elaboración para que este proceso sea correcto. Además, estos objetivos específicos deben permanecer en su globalidad intactos con el paso de las temporadas, no podemos cambiar por completo la programación de una temporada a otra, dado que los objetivos están secuenciados y podríamos repetir u omitir objetivos a un futbolista que empezó una programación desde el principio. Si se puede y se debe, fruto de la experiencia práctica y/o datos más empíricos, realizar pequeñas modificaciones en la programación para mejorar ciertos aspectos, pero manteniendo la estructura principal. En caso de que se estime oportuno cambiar por completo la programación, ésta se debe aplicar a los niños que se inician, dejando a los que empezaron su proceso deportivo con la programación anterior que terminen sin cambiar. Incluso, aunque la programación nueva sea mucho mejor, porque lo más importante es que el proceso de aprendizaje deportivo esté planificado y que no se dejen contenidos sin trabajar.
 
2.3. Secuenciación de los contenidos durante la temporada.
 
Una vez fijados los objetivos específicos de cada categoría, hay que distribuir y secuenciar los contenidos a lo largo de la temporada. Es importante para esto, subdividir en ciclos y subciclos la temporada, teniendo en cuenta las fechas de calendario (competiciones, calendario escolar, fiestas, etc.). También hay que tener en cuenta las leyes del aprendizaje y la edad y nivel a quienes va dirigido.
Para adquirir un aprendizaje motriz y que sea forma duradera, debemos repetir y repetir, tanto dentro de una sesión de entrenamiento como en varias consecutivas. Es imposible fijar aprendizajes si hoy trabajamos el pase, mañana el tiro, al siguiente golpeo de cabeza, etc. Si fuera así de fácil y rápido ¡tendríamos en 2 meses un benjamín que jugaría como un profesional!.
Hay que ir poco a poco, fijando los aprendizajes para que estos sean correctos, pasando de lo sencillo a lo complejo, de lo fácil a lo difícil. Presentado retos que no sean ni muy fáciles y ni imposibles para el niño. Por todo esto, la secuenciación de los contenidos durante la temporada en cada categoría es un aspecto trascendental de la programación.
Entendemos que la forma más correcta es trabajar por bloques. Primeramente, determinar el número de sesiones por bloque y durante todo ese tiempo entrenar un aspecto con dificultad progresiva.
En la programación que presentamos de ejemplo, la temporada se divide en 3 trimestres, y cada trimestre en 3 meses (aproximados). El mes es el bloque operativo, trabajándose en cada mes unos objetivos y contenidos. Entrenando 2 días a la semana, el mes contiene 6-8 entrenamientos, que es suficiente tiempo para realizar una progresión adecuada y no aburrir.
Ya que el niño procesa poca información, y como hemos dicho necesita tiempo para afianzar sus aprendizajes, los objetivos a trabajar por mes serán muy pocos en los más pequeños e irán incrementándose con el paso de las categorías.
También es conveniente tener un esquema de sesión. Hay que tener presente que el entrenamiento de elementos técnicos se debe realizar en condiciones de frescura física y mental, y por tanto se debe reservar para su trabajo la primera parte del entrenamiento. Realizar la típica ronda de tiros al final del entrenamiento podrá ser muy divertido, pero no es nada bueno para el aprendizaje del golpeo a puerta, porque seguramente estarán repitiendo gestos técnicos incorrectos provocados por la fatiga del entrenamiento. Raya y Castillo (1996) observaron que los diferentes estados de fatiga incidían sobre la precisión del tiro a puerta en futbolistas no formados.
 
3. EJEMPLO DE PROGRAMACIÓN DEPORTIVA EN UNA ESCUELA DE FÚTBOL: CLUB DEPORTIVO ASTORGA
 
3.1. Objetivos Generales

– Primar la formación personal y deportiva de los futbolistas sobre el rendimiento del equipo.

– Que todos los deportistas, entrenadores, delegados y cualquier persona implicada en la escuela, sean respetuosos con todos los rivales y árbitros.

– Implicar en la escuela a todos los padres, tanto de forma activa como de forma pasiva.

– Desarrollar en los futbolistas todas las cualidades físicas, de forma equilibrada y racional, atendiendo a las fases sensibles del desarrollo y a las necesidades y posibilidades de cada categoría. 

– Que los deportistas adquieran y perfeccionen, de forma progresiva y secuencial, todos los gestos y movimientos técnicos del fútbol, sobre una amplia y variada base psicomotriz.

– Que los deportistas sean capaces de ejecutar los movimientos tácticos individuales y grupales apropiados a cada etapa, sobre una base teórica y cognitiva.

– Inculcar a todos los deportistas valores educativos, dentro de los cuales incluimos el compañerismo, respeto al entrenador y a las normas, disciplina, saber ganar y perder, puntualidad, diversión-sacrificio, hábitos higiénicos y nutricionales correctos.

– Que cada jugador tenga una hoja de seguimiento, en la que quede reflejado la evolución de todos los aprendizajes y progresos, así como otros datos a tener en cuenta en la formación del deportista (datos médicos, académicos, etc.).

El seguimiento se realizará a través de métodos objetivos y subjetivos; los resultados facilitarán la corrección de deficiencias individuales y la evaluación de la escuela de fútbol en general y la labor de los técnicos en particular.

– Como resumen y síntesis a todos los objetivos generales, podemos decir que el club deportivo Astorga tratará de formar a sus deportistas de manera integral, es decir, teniendo en cuenta que detrás del jugador hay una persona y en concreto un niño; y que esta formación, para que sea más eficaz, esta planificacada y evaluada continuamente, y por tanto, todos los entrenamientos tendrán un sentido y un orden, y estarán adaptados a las características del niño.


3.2. Objetivos Generales y Específicos de la categoría Benjamín
 
OBJETIVOS GENERALES DE LA CATEGORÍA:
 
– Iniciarse en el juego del fútbol, creando una base sólida en todos los aspectos, sobre la que progresar en las siguientes categorías.
– Divertirse con la práctica del fútbol.
 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
 
1.- Condición física:
– Crear y acostumbrar a los jugadores a unos hábitos básicos de trabajo: calentar antes de entrenar, estirar antes, durante y después de entrenar, terminar el entrenamiento con ejercicios de vuelta a la calma.

– Aprovechar la fase sensible del entrenamiento de la velocidad gestual, velocidad corta de desplazamiento y frecuencia de movimientos a través de acciones lo más específicas al fútbol posible.
 
2.- Técnica:
– Dotar al jugador de una amplia y variada gama de movimientos, mejorando su coordinación y agilidad general.
– Empezar a dominar el balón, utilizando todas las partes del cuerpo que me permite el reglamento y con todas las partes de contacto del pie, siempre con la pierna dominante.
– Adquirir de forma globalmente correcta las técnicas básicas del fútbol: pase, control, tiro y conducción.
 
3.- Tácticos:
– En defensa tener como referencia al contrario, marcar al hombre.
– Conservar la posesión del balón como 1º principio táctico ofensivo, iniciando el trabajo de desmarque en apoyo.
– Avanzar hacia la portería contraria como 2º principio táctico ofensivo, iniciando el trabajo de desmarque de ruptura y de pared.
 
4.- Aspectos cognitivos:
– Iniciar el trabajo en el cálculo de trayectorias.
– Desarrollar las capacidades perceptivas generales: espacialidad, temporalidad y percepción corporal.
– Mejorar la coordinación óculo-pédica, óculo-manual, óculo cabeza.
– Desarrollar el equilibrio tanto dinámico como estático.
 
5.- Otros factores:
– Aprender las reglas del fútbol-7.
– Iniciarse en la cultura futbolística: botas, ropa, costumbres, etc.
 
 
 
  Hoy habia 3 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=